martes, 14 de junio de 2016

Pequeños comercios ya desaparecidos II

Encima de la Confitería Magovi, estaba la oficina de Teléfonos y Telégrafos, desaparecida hace unos cuarenta años. Al automatizar los procesos, se cerraron varias oficinas.y  en el edificio de al lado hubo una tienda de antigüedades.Zaza. En la misma acera donde esta hoy el estanco, anteriormente estuvo la tienda del Estuche.
También conocí dos barberías una de Félix y otra la de Pepe. También varias peluquerías ya desaparecidas como las de Élida, Gelos, Pepa, Estrella, Carmina, Kiqui, Belén, Geli y peluquería Caveda.

Otro negocio desaparecido fue el taller de motos de Valentin Vallín. Después lo trabajó su empleado, Monchu Agrelo. Éste lo trasladó al  local del edificio de las Palmeras. Hace unos años, lo cerró.

Junto al taller de Valentín, tenía la oficina Amador, -natural de Borines (Piloña)-, fue el dueño de varios autocares. Éstos llevaban su nombre: autos  Amador. Más tarde, se hicieron cargo, algunos de sus empleados.  Formaron la empresa actual de Autocares Costa Verde.  
                                              
Molinos: al lado del restaurante Entreviñes, hace bastantes años, estaba el molino llamado "de los Paulos". Era un molino eléctrico y el empleado, -según datos-, fue Prudencio (el molinero). Uno de sus hijos es Adolfo (el Xirgu) que también tuvo un taller de maquinaria agrícola y venta de llagares (lagares) cerca del campo de Loreto. Otro molino eléctrico lo tenía la familia Miyar en la Parroquia de Pernús.  

Comerciantes de Villaviciosa tenían tiendas para vender los jueves. Uno de ellos era Pedro Álvarez. Su tienda de telas estaba  donde está la mercería  Paz. Otro comerciante era Pedro Herrero, -curioso, tenían el miso nombre,- la tienda la tenía frente a la Plaza. Vendía telas, y todo tipo de ropa  de hogar y de vestir.
A pocos metros de ésta, tenia otra tienda otro comerciante: Paco. una zapatería. 

Yo tengo una anécdota: un jueves mi madre vino con mi güela  a hacer  una  consulta  a D. Federico, el médico, pues  los Jueves también  pasaba consulta aquí. Después fueron a dicha zapatería y compraron unos zapatos. Cuando llegaron a casa vieron que no eran iguales. Yo recuerdo los zapatos y la risa que nos dio. A mi güela no le hizo ni pizca gracia. Mi madre a los quince días bajó a cambiarlos, y encima Paco la riñó por no venir primero,                                                                                                                               
Otra zapatería desaparecida fue la de Rines, situada en la calle Grande Covián (hoy en su local hay una bonita Peluquería). Hace pocos años también, Begoña, echó el cierre a la zapatería que tenía instalada en el local donde anteriormente José Luis tenía  su tienda de ropa.

Zapatería de Begoña (antiguamente tienda de ropa de José Luis)                                
Está desaparecido el bazar de Maria Elena, cuyo hijo (uno de ellos), Avelino Cachafeiro, se dedica a la venta de ropa, siendo conocido como, Modas Alca (con este nombre, también tuvo una tienda dónde hoy está la Inmobiliaria Malga).  Y una tienda de telas al peso en el local donde estuvo fotos Minfer que luego pasó dónde estuvo el Bazar o viceversa.                                                                                                                  
boutique de la Mina y tienda de regalos
Tornería Basterra
Tornería Basterra
También nos quedamos sin  Cuartel de la Guardia Civil. En los años ochenta y noventa, vivían varios matrimonios con niños. Después, no sé si por estar  en mal estado el edificio, el Ministerio de Defensa trasladó a los Guardias al Cuartel de Lastres.


Antiguo cuartel de la Guardia Civil de Colunga
                                                                                                                             
Según estamos escribiendo, vamos recordando y recordando negocios que ya no existen, y bien seguro, nos quedaran algunos sin nombrar. Hoy voy a citar  algunos mas, como el taller del torneru Basterra, la boutique de la Mina (después María Luisa puso  una tienda de regalos). Aquí, en la actualidad, está la oficina de seguros AXA.

Otros fueron el Pub La Lata, el Xareu, el Camión, la oficina de Ercoa, -ahora tienda de Mundo Cien-.

En la urbanización de las Palmeras, también existió una sala de juegos, una floristería, una gestoría (la cuál, se trasladó a la urbanización del mirador del Fitu), y una guardería que luego pasó a ser una asesoria y al final, una peluquería.

Hasta su traslado, dónde hoy está la notaría, anteriormente había una tienda de congelados, y antes, una librería papelería.

Estuvo el zapatero Víctor, "el tris tras". Después se hizo cargo del taller Yayo, que lo trasladó al local donde tuvo sus inicios la sucursal de la Caja Rural. A esta misma acera, fue trasladada la oficina del gas butano (sus inicios están dónde  la panadería de Mon). Al lado de ésta, actualmente, hay una zapatería (anteriormente estaba la mercería de la Reguerina).

Tambien tuvimos una academia de Inglés, cuyos profesores fueron Jose Salamanca y su mujer. Estaba encima del bar que fue de Martín.   

En el mismo edificio donde hoy está el Telecentro, estaba la cooperativa de D. Tomás Montoto.
En el primer piso del mismo edificio, están las  oficinas de la  Cámara  Agraria. Éstas pasaron a  ser propiedad de la Consejería. de medio Rural y pesca.
Edificio Cámara Agraria

En Colunga sólo funciona la oficina los jueves; los demás días, hay que desplazarse a Villaviciosa.                                                                                                                    
Antigua Carbonería
de Guerra (cerró hace unos 40 años)
Como se puede ver, Colunga, fue una villa próspera, pues tuvo negocios de todo tipo. No hacía falta desplazarse para arreglar unos zapatos o un reloj, etc. Al tener el municipio menos censo, hay negocios que no son rentables. Se cerraron unos y se abrieron otros diferentes,                                    
                                   
Bien seguro que, por olvido, algún negocio nos quedaría sin mencionar. 
Éste grupo de mujeres y de hombres que venimos aprender un poco de tecnología, intentamos que no queden en el olvido y rendir homenaje a todas esas gentes que colaboraron con su trabajo y conocimientos; nos enseñaron a  tener una vida mejor. Un recuerdo de gratitud para todos ellos.


Maruja

No hay comentarios:

Publicar un comentario